Abramos la caja oscura

Por Manuel Angulo C.

Muy a menudo, cuando escuchamos hablar de transparencia y rendición de cuentas por parte de los gobiernos, terminamos por hacer una mueca de incredulidad y, quizá, de alguna manera caemos en cuenta que es muy poco lo que sabemos acerca de, por un lado, nuestro derecho de estar informado y, por otro, de la obligación de las autoridades de informar.

Si bien es cierto, las leyes promulgadas con tal fin a nivel federal y en cada uno de los Estados del país son relativamente jóvenes, también lo es que aún es reducido el número de mexicanos que se interesa por preguntar, indagar, investigar, averiguar o inquirir sobre los asuntos de interés público.
Y aquí estamos hablando de asuntos que a todos nos atañen, ya sea desde cómo se gasta el presupuesto federal en materia de educación, hasta en qué criterios se basó un Ayuntamiento para decidir contratar a “equis” o a “ye” empresa en una licitación para una obra pública.

Por supuesto, habrá asuntos de otro carácter que también pueden llamar la atención de los ciudadanos, y algunos quizá puedan sonar hasta simples y superfluos, pero bueno, finalmente son temas que pueden ser cuestionados al hacer uso del derecho a la información.

Sin embargo, lo más importante es saber que actualmente los ciudadanos contamos con el derecho, precisamente, de preguntar a nuestros gobernantes lo que nos venga en gana, respaldados en la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública, la cual tuvo su última reforma publicada en el Diario Oficial de la Federación el 5 de julio de 2010.

En su origen, Ley Federal de Transparencia fue aprobada por el Poder Legislativo en abril del 2002 y publicada el 11 de junio de ese mismo año, y puede considerársele uno de los aciertos de la administración de Vicente Fox Quesada, con todo y que de inicio fue una ley con muchas carencias.

Desde entonces, la citada ley ha tenido varias reformas, entre ellas está, y una de las más importantes sin duda, la que se aprobó en abril del 2010 y que contempla varias modificaciones relacionadas con la expedición de la Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de los Particulares.

El 20 de diciembre de 2002 es también una fecha emblemática en la historia de la transparencia y la rendición de cuentas en el país porque se crea el Instituto Federal de Acceso a la Información (IFAI).
Este instituto es el responsable de garantizar que los ciudadanos tengan acceso a la información que soliciten al Gobierno y además procurar la protección de los datos personales que organismos e instituciones tienen en su poder.

El IFAI también dirime y resuelve aquellas situaciones en las que el ciudadano se muestre inconforme con la negativa que alguna institución o poder gubernamental le dé respecto a otorgar determinada información.

Usted puede informarse de todo lo que este instituto hace, así como del procedimiento para solicitar información, simplemente con accesar a la siguiente dirección: http://www.ifai.org.mx

Así pues, los ciudadanos necesitamos involucrarnos cada vez más con estas herramientas que ya están en nuestras manos y mediante las cuales podemos mantenernos informados de lo que el Gobierno hace, cómo lo hace y para qué lo hace.

Por supuesto, podemos preguntar en qué se gastan los impuestos que los ciudadanos pagamos; cuánto se recauda de tal o cual contribución; cuánto gasta el Gobierno en determinado rubro; cuánto gana algún funcionario; o cuánto gasta determinada dependencia en publicidad, papelería o, por trivial que parezca, cuánto gasta en café, agua y galletas.

Hay un incipiente crecimiento del interés en acudir al derecho al acceso a la información, pero todavía se encuentra focalizado en un limitado sector de la sociedad, conformado por académicos, periodistas, investigadores sociales, activistas y líderes de organizaciones, pero el punto es que esta cultura ciudadana de escrutar al Gobierno aún no permea en la sociedad mexicana en general.

Le decía párrafos arriba que nuestras leyes de acceso a la información son aún muy jóvenes y nos falta mucho por avanzar en este tema.

Al respecto, le comento que Estados Unidos tiene su Freedom of Information Act (FOIA), que data del 4 de julio de 1966. Ciudadanos, periodistas, activistas, y cualquiera persona que desee pedir información, lo hacen de una manera sencilla y sin mayores trabas burocráticas. A menos que la información que se solicite sea considerada como de alto riesgo para la seguridad del país, no hay mayor problema en que se proporcione.

Otros países fuera de América, tales como Alemania en Europa, tienen leyes de acceso a la información que permiten que un ciudadano no tarde más que horas para que le respondan cualquier solicitud.
En México, todavía queda a criterio de los funcionarios, llámese secretarios de Estado; Jefes de Oficina; Delegados: Gobernadores; o Alcaldes el contestar o no una solicitud de información, al menos en primera instancia.

El ciudadano tiene la alternativa de interponer un recurso de revisión siempre que no esté conforme con la respuesta proporcionada por la dependencia u organismo gubernamental.

Un caso que refleja lo anterior es, por ejemplo, el del Secretario de Seguridad Pública de Baja California Daniel de la Rosa Anaya, quien decidió que la información acerca del gasto de armas que ha realizado el Gobierno de esa entidad en los últimos tres años no debe ser conocida por los ciudadanos en este momento y la clasificó como reservada durante los próximos cinco años.

Ante esta negativa de proporcionar una información que, evidentemente debe ser pública y estar al alcance de los ciudadanos, el interesado interpuso un recurso de revisión ante el Instituto de Transparencia de Baja California; hasta la fecha el citado instituto no ha emitido una resolución.
En el caso de Sonora, el sitio de internet donde usted puede enterarse de los derechos que tiene como ciudadano para pedir información que es pública, se localiza en la dirección: http://www.sonora.gob.mx/swb/Sonora/Transparencia1

En San Luis Río Colorado, si usted quiere enterarse de lo que hace el Gobierno, de cómo gasta el dinero, de los presupuestos, de las licitaciones, puede ingresar al sitio: http://www.sanluisrc.gob.mx y ahí en el lado superior derecho, abajo del micrositio del Plan Municipal de Desarrollo encontrará el micrositio que lo lleva a Transparencia, aunque debo advertirle que no todo el tiempo funciona.

También puede solicitar información al Ayuntamiento de San Luis Río Colorado acudiendo directamente a Palacio Municipal, planta baja, a la Contraloría Municipal; ahí le proporcionarán un formato en donde anota sus datos y detalla la información que solicita.

Una de las situaciones que en nuestro país aún inhibe el que los ciudadanos pidan información a sus gobiernos, es que en algunos Estados o municipios se solicitan muchos datos personales a quien hace una solicitud, una situación que no debiera ocurrir, puesto que el derecho a la información es fundamental, y no debe condicionarse a que quien lo ejerza para que se identifique o diga cuál es el objeto de su solicitud.

Y mire, para darnos una idea de cuánto nos falta a los mexicanos entrar en la cultura del cuestionamiento constante al gobierno, del escrutinio a las cuentas públicas y de la petición a los gobiernos para que permanentemente estén rindiendo cuentas, basta ver la estadística más reciente del Instituto Federal de Acceso a la Información (IFAI).

Entre el 8 de julio y 29 de septiembre de 2011, el IFAI recibió un promedio de 2 mil 300 solicitudes por semana, de la cuales, por ejemplo en la semana del 23 al 29 de septiembre, 760 fueron respecto a conocer información del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Curiosamente, después le sigue el Instituto de Seguridad Social al Servicio de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), con 136 solicitudes; y en tercer sitio, la Secretaría de Salud (SS), con 126. ¿Especial preocupación por temas de salud o son las instituciones que menos transparencia tienen?

Ojalá usted se preocupe también por indagar qué hace el Gobierno y de esa manera hacer que la participación ciudadana en los asuntos públicos empiece a crecer, con miras a tener Gobiernos menos opacos. Luego le cuento de los resultados que tuvimos por acá, precisamente en esa búsqueda.

Hoy será un mejor día. Gracias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: