Les mataron un jefe policiaco

Por Manuel Angulo C.

A las 18:30 horas del sábado 2 de marzo de 2002, José Antonio Pineda Rodríguez, en ese entonces Jefe de la Policía Preventiva en San Luis Río Colorado, fue asesinado por un sujeto que le disparó a la cabeza, mientras Pineda Rodríguez le mostraba una camioneta que el presunto homicida quería comprar.

Esa tarde-noche me tocó cubrir la nota. Recuerdo los detalles claros y los confirmo leyendo ahora las notas de la cobertura periodística y cuya información se publicó el domingo 3 de marzo. Recuerdo que inicialmente se hablaba de que Pineda Rodríguez únicamente estaba herido y sería trasladado a la Clínica del Noroeste.


Me dirigí hacia el hospital puesto que estaba más cerca de ese lugar que de la casa del ex jefe policiaco, en avenida Jazmín y calle Siete, sitio donde fue herido. Enrique Reyna Lizárraga, entonces Alcalde, estaba también ahí, por el callejón Francisco Eusebio Kino; minutos después le informaron, y me lo comentó, que José Antonio Pineda Rodríguez ya no presentaba signos vitales.

Lo que se vino en los minutos siguientes fue la reacción natural de un Gobierno Municipal al que le asesinaron uno de sus Jefes policiacos. Fue también la reacción legal que una Policía Municipal, y todas las corporaciones de seguridad, debían emprender. Les hablo de que se desató una “cacería” contra los asesinos de Pineda Rodríguez.

Los accesos a la ciudad fueron cerrados, se emprendió un operativo para rastrear la ruta de escape de los homicidas, y las autoridades de seguridad pública, encabezadas por el Alcalde, se reunieron para cruzar información. El resultado: el presunto homicida fue detenido cuando intentaba escapar hacia Baja California.

Enseguida se empezaron a atar cabos sueltos. El 22 de febrero de ese mismo año, José Antonio Pineda Rodríguez encabezó la detención de un sujeto que dijo llamarse Alfonso Espinoza Dueñas (ahora sabemos que en realidad era Manuel Garibay Espinoza). El delincuente fue arrestado en posesión de una pistola calibre 38 Especial, con cachas labradas en oro y la figura de un alacrán.

A pesar del intento de cohecho por parte de Garibay Espinoza, Pineda Rodríguez lo desarmó, lo arrestó y lo turnó al Ministerio Público Federal. Sin embargo, 24 horas después el sujeto logró su libertad mediante el pago de 10 mil pesos de fianza.

Manuel Garibay Espinoza, como contexto, fue arrestado finalmente el 24 de junio de 2010 en el Valle de Mexicali por agentes de la Policía Estatal Preventiva de Baja California. El sujeto confesó, al ser detenido, que trabajaba para la organización criminal de Sinaloa. Específicamente mencionó que era el responsable director del tráfico de cocaína de Cali, Colombia, a México y entregársela a la organización criminal dirigida por “El Mayo” Zambada García y Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera.

El resto de la historia es bien conocida: Una semana después del 22 de febrero de 2002 el Jefe Pineda Rodríguez fue asesinado por un gatillero sinaloense, que utilizó una pistola y luego se subió a un vehículo tripulado por un cómplice.

Tendrían que pasar más de 10 años en San Luis Río Colorado para que otro jefe policiaco municipal, me refiero ahora a Fredy Rodríguez Soqui, fuera asesinado, el sábado 19 de mayo pasado.

En su momento, José Antonio Pineda Rodríguez nunca anduvo con escolta. Se sabía de su carácter recio con sus subordinados, pero era respetado. Respetado sobre todo porque era un Jefe Policiaco que daba resultados y que logró, mediante trabajo, demostrar que se merecía la confianza del entonces director de Seguridad Pública, Francisco Vázquez Bustamante.

Fredy Rodríguez Soqui tampoco usaba escolta, según se ha publicado, y tampoco sabemos si era de la confianza del Alcalde con licencia Manuel de Jesús Baldenebro Arredondo o del Alcalde sustituto Joel Aguirre Yescas.
Lo que sí, es que sentía confianza en sus Oficiales, o al menos así lo refleja la información periodística en donde señala que “el alcalde Joel Aguirre dijo que durante todo ese sábado, el director de seguridad pública estuvo todo el día atendiendo en su oficina de la comandancia municipal, durante la tarde avisó a sus jefes policiacos que saldría a su casa a bañarse y que regresaría en un par de horas para continuar con un operativo “alfa” en prevención del delito, Rodriguez Soqui ya no regresó, fue acribillado casi en la puerta de su casa”. (Diario Noticias, edición electrónica).

Lo cierto es que no sabemos de algún operativo o detención importante realizado en las últimas semanas por Luis Fredy Rodríguez Soqui, que lo haya puesto en la mira de presuntos delincuentes, como sucedió en su momento con José Antonio Pineda Rodríguez.

Hay algunas semejanzas, pero muchas más diferencias, entre el crimen de Pineda Rodríguez y el de Rodríguez Soqui.

Las semejanzas
Ambos jefes policiacos fueron asesinados un sábado: Pineda a las 18:30 horas; Rodríguez Soqui a las 21:15 horas, muy cerca del cambio de turno de la Policía Municipal.

Los dos policías fueron asesinados en su domicilio, o en las cercanías del mismo. En ambos casos no tenían escolta, lo cual se hubiera justificado más en el caso de Rodríguez Soqui, debido a su responsabilidad y puesto. Era, en todos los sentidos, el responsable de la Policía Municipal y los asuntos de seguridad en la ciudad.

Las diferencias
La primera que salta a la vista es el tipo de arma utilizada. En el caso de Pineda, una pistola calibre 38 especial; para asesinar a Rodríguez Soqui usaron una o más armas largas, en este caso rifles AK-47 (cuernos de chivo).

La segunda diferencia es la respuesta de la Policía Municipal y demás corporaciones ante el asesinato. Cuando mataron a Pineda, le decía líneas arriba, todas las fuerzas de seguridad emprendieron una búsqueda de los asesinos, y dieron con ellos. En el caso de Rodríguez Soqui, aunque en un inicio se dijo que todas las salidas de la ciudad se cerraron, hay también señalamientos de que quienes fueron subalternos de Rodríguez Soqui actuaron con lentitud e indolencia ante el asesinato de su ex jefe.

Surgieron rumores de que los agresores, presuntamente tres, se trasladaban a bordo de un vehículo tipo camioneta Dodge Durango 1992, color blanco, con placas de Sonora, y que habían huido con rumbo a Sonoyta. Luego se dijo que había sido una manera de confundir a las corporaciones policiacas. La realidad es que ningún presunto asesino fue detenido, lo cual no se explica si se toma en cuenta que ahora, a 10 años del asesinato del Pineda Rodríguez, hay una fuerza policial más amplia, incluida la presencia del Ejército Mexicano.

Tampoco ha dicho la autoridad si sirvió de algo la red de cámaras instalada en la ciudad y que se supone son monitoreadas desde la Comandancia de Policía.

Una tercera diferencia: El Alcalde Joel Aguirre Yescas no salió a declarar, ni siquiera sus condolencias, la noche del asesinato de Rodríguez Soqui. Se esperaron hasta el domingo para emitir un comunicado de algo que ya todo mundo sabía.

Una diferencia más entre los dos asesinatos aquí analizados:

El de Pineda Rodríguez, en 2002, mereció el seguimiento de los medios de comunicación y el constante interés periodístico por conocer los avances, y de alguna manera la presión hacia las autoridades para que esclarecieran el caso. Eso redundó en que se publicaran varias noticias durante las semanas siguientes, incluso relacionadas con la operación de Manuel Garibay Espinoza (Alfonso Espinoza Dueñas) y su banda delictiva, tanto en el Valle de Mexicali como en San Luis Río Colorado.

En cambio, la muerte de Luis Fredy Rodríguez Soqui ocurrida hace casi tres semanas, apenas sí fue atendida por los medios de comunicación locales. En la mayoría, la cobertura del homicidio está plagado de verdades a medias, de rumores y, lo que a veces es peor, de los dichos de funcionarios o policías corruptos que más que ayudar parece que intentan desviar la atención. Por ejemplo, el rumor de que Rodríguez Soqui alcanzó a disparar su arma calibre 9 milímetros y pudo herir a uno de los sicarios que lo atacaron.

Mientras tanto, de la investigación se desconocen avances y ni siquiera se sabe si hay alguna línea de investigación consistente.

En medio de este mar de dudas, de rumores y de “borregos” (como diría el reportero policiaco Fredy Mejía) el diario LA PRENSA le abona a la especulación con una entrevista a Cayetano Sandoval Mondaca (quien se dice periodista) y toma como verdadera la versión de esta persona acerca de que días antes el jefe policiaco le había confiado que se sentía muy presionado porque grupos criminales querían entrar a operar a la ciudad.

La declaración de Sandoval Mondaca, increíble de por sí, parece ser otro de los “borregos” para desviar la atención de los verdaderos autores del crimen.

El único medio de comunicación que se atrevió a ir más a fondo es el Semanario SIETE Días, el cual en su edición número 688 (del 26 de mayo al 1 de junio de 2012) señala que hay indicios de que el asesinato del ex director Rodríguez Soqui fue planeado por policías corruptos.

De parte de las autoridades, sólo el regidor Ricardo Martínez Parra declaró hace unos días que es lamentable que no se dé información respecto a las investigaciones sobre el asesinato de Rodríguez Soqui.

Al margen de las especulaciones, indicios o investigaciones periodísticas, es claro que entre ambos asesinato ocurridos en San Luis, con diferencia de 10 años, el principal contraste es el contexto policial que se vive, especialmente si hablamos de la confianza que la ciudadanía tiene en sus agentes.

Si la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) quiere realmente resolver el crimen y, con ello, incluso dar un golpe político a la actual administración municipal (que nunca lo desaprovechan), tiene que ir a las entrañas de la Policía Municipal de San Luis Río Colorado, ahí donde están los agentes y oficiales que manejan a su antojo, reparten zonas de la ciudad y negocian con los delincuentes para dejarlos operar a su antojo.

Al tiempo, veremos….

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: